La importancia de conocer las figuras implicadas en la protección de datos - TELL ME LAW
947
post-template-default,single,single-post,postid-947,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.5,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive,elementor-default
 

La importancia de conocer las figuras implicadas en la protección de datos

La importancia de conocer las figuras implicadas en la protección de datos

En el día a día de un negocio, se tratan datos de carácter personal y siempre se dará una interactuación con sujetos que facilitan sus datos personales.

Pensemos por ejemplo en los datos identificativos, o  los datos de contacto para recibir información, o si vamos más allá, datos de salud, huellas dactilares, imágenes captadas por cámaras de videovigilancia, etc. Esos datos pertenecen a los usuarios o propietarios de los datos personales, que es una de las figuras implicadas en el tratamiento de los datos, pues si ella no facilita esos datos, no existe tratamiento.

La persona que recibe esos datos, quién los almacenará y los tratará es el responsable del tratamiento, y es el responsable de velar por la seguridad y privacidad de esos datos. Por ello, tendrá una seria de deberes y obligaciones en relación al propietario de los datos.

En el momento que un tercero colabora con el responsable del tratamiento y conoce los datos de carácter personal de éste último, se genera una tercera figura implicada en el tratamiento de los datos: el encargado del tratamiento. Esta figura accede a datos por cuenta del responsable, y, por ello, debe cumplir una serie de obligaciones que se debe determinar en el contrato de encargado del tratamiento. De esta forma, el responsable conoce el grado de cumplimiento de la normativa de protección de datos por parte de su colaborador.

El responsable del tratamiento siempre será el responsable del correcto tratamiento de los datos personales y de la garantía de los derechos de las personas afectadas. Por ello, tiene una obligación de especial diligencia en la elección y supervisión del encargado.

¿Qué sucede si no delimitamos bien las figuras implicadas?

Es importante delimitar estas figuras para poder entender diferentes casuísticas que pueden suceder con los datos.

Por ejemplo, la cesión de datos: cuando el responsable cede los datos a un tercero, y este tercero los utiliza como si fueran propios. En este caso no estaríamos ante un encargado del tratamiento (tercero que accede a los datos por cuenta del responsable), sino que este tercero se convierte en responsable del tratamiento, puesto que los utiliza para él mismo. Siempre deberemos informar al usuario de nuestra intención de ceder los datos, y a quién.

O, por ejemplo, ¿Ante quién puede ejercitar sus derechos el usuario? Por ejemplo, si quiere rectificar un dato, debe conocer quién es el responsable que debe atender su solicitud; así, en el contrato entre responsable y encargado del tratamiento se especificará si el encargado debe atender y dar respuesta a la solicitud de este tipo de derechos o sólo comunicar al encargado que se ha ejercido un derecho.

Por ello, es muy importante conocer y comprender cuáles son las figuras y cómo interactúan entre ellas en cada situación.

No Comments

Post A Comment